Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas

Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Jeu 3 Sep 2009 - 18:10



CAPÍTULO 1

AMOR DE DIOS, CONFIANZA EN EL DESEO DE PERFECCIÓN


El Santo deseaba que en cada cual se encendiese la llama del divino Amor. Escribiendo a su sobrina, monja, en Florencia, se expresa así:

"Dios os dé gracia para que os concentréis tanto en su divino amor, y que entréis tan adentro por la llaga del costado en la fuente viva de la sabiduría de Dios encarnado, que os aneguéis vos misma y el amor propio, y no encontréis jamás el camino por donde salir fuera; y allí dentro acordaos de mí, y rogad por mí, infeliz y miserable pecador".

¿Cómo es posible -decía el Santo-, que un hombre que cree en Dios pueda amar otra cosa que a Dios? Y dirigiéndose a su crucificado Señor, amorosamente se quejaba: "Señor, siendo Vos tan amable y habiéndonos dado el precepto de amaros, ¿por qué nos habéis dado sólo un corazón, y éste tan pequeño?"

Y de sus labios frecuentemente se deslizaban algunas máximas como las siguientes:

"El alma que se da por entero a Dios es toda de Dios".

"El amor que se da a los padres y a la sangre, a los estudios o a sí mismo, se quita a Dios".

"Quien quiere algo distinto a Cristo, no sabe lo que quiere. Quien pide otra cosa que Cristo, no sabe lo que pide. Quien obra, pero no por Cristo, no sabe lo que hace".

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Sam 5 Sep 2009 - 19:43



"Al que de veras ama a Dios no le puede ocurrir cosa que más le desagrade que no tener ocasión de padecer por él".

"La grandeza del amor de Dios se conoce por el deseo que el hombre tiene de padecer por su amor".

"Para alcanzar el amor de Dios no existe camino más corto y seguro como desprenderse del amor de las cosas del mundo, aun de las pequeñas y de poca importancia, y del amor a sí mismo, prefiriendo que se cumpla en nosotros el querer y servicio de Dios más que nuestra satisfacción y deseo".

Como el Santo estaba tan lleno del amor de Dios, con frecuencia repetía: "Para el que ama de veras al Señor no hay cosa más pesada ni más molesta que la vida"; añadiendo a menudo aquellas palabras: "Los verdaderos siervos de Dios llevan la vida en paciencia y la muerte en deseo".

El fuego del divino amor que ardía en el corazón de San Felipe Neri le hacía, en muchas ocasiones, prorrumpir en expresiones vehementes, para estimular también a los demás a este santo amor. Por esto a unos les decía: "El fuego de San Antonio te consuma", entendiendo que ardiese en el fuego del divino amor como San Antonio. A otros decía: "¡Ojalá te mataran!", esto es, por la fe mediante el martirio; y en cierta ocasión,hallándose en la antecámara del Papa Gregorio XIV, dijo lo propio respecto de la persona del Papa.

A este propósito, chistoso fue lo que un día el Santo dijo al P. Julio Savioli, uno de sus primeros compañeros. Sabiendo la repugnancia que Julio tenía por los honores, le dijo: "¡Anda, Julio, ojalá te pueda ver cardenal!". Con estas palabras no podía aquietarse el buen siervo de Dios ni sabía comprender cómo el Padre le deseaba aquella dignidad, diciendo que prefería aceptar otro cualquier grande trabajo; sólo se consoló cuando San Felipe añadió: "¿Qué cosa te parece que he querido decir? ¿Sabes tú lo que quiere decir verte cardenal? Quiere decir verte decapitado por amor de Cristo; verte de pies a cabeza bañado en sangre y, de este modo, por amor de Cristo, llevar el vestido encarnado".

Tranquilizóse el P. Julio, diciendo: "Oh, esto sí, Padre mío, más que gozoso estoy contento; sí, Padre, sí".

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Lun 7 Sep 2009 - 19:36

2. Presencia de Dios y confianza en Él

Sin cesar exhortaba a sus hijos espirituales que procurasen tener siempre a Dios ante sus ojos.

A este propósito, el V.P. Mariano Sozzini, del Oratorio, solía repetir esta máxima de San Felipe: "Quien no sube a menudo al Cielo en vida con el pensamiento, peligra mucho de no ir a él después de su muerte".

Decía muchas veces el Santo a los suyos: "Echaos en los brazos de Dios y preguntadle si quiere algo de vosotros, Él os hará aptos para todo aquello en que os quiera emplear".

Decía, también, que era preciso tener gran confianza en Dios, pues es Aquél que siempre ha sido; y que era necesario no perturbarse por cosa que en contrario sobrevenga, añadiendo que Dios acostumbra, cuando quiere conceder alguna virtud, permitir que el hombre se vea trabajado por el vicio contrario; y por eso daba por remedio que cuando viniese alguna tentación, se acordase la persona del gusto sentido otras veces en la oración, y así, fácilmente vencería las tentaciones.

Contaba el P. Pedro Consolino que San Felipe, a menudo, le decía: "Sabes, me fío de Dios"; y por eso añadía dicho P. Pedro que semejante oración jaculatoria: "Me fío de Dios, de la bondad de Dios", era muy eficaz contra las tentaciones.

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Lun 7 Sep 2009 - 20:28

3. De las oraciones jaculatorias

Para conservar vivo el pensamiento de la divina presencia y excitar la confianza en Él, decía el Santo era costumbre antigua en los siervos de Dios, tener a mano algunas breves oracioncitas y dirigirlas con frecuencia al Cielo durante el día, alzando la mente a Dios; y quien lo practicase sacaría de ello indecible fruto con poco trabajo.

A fin de que el hombre deje la oración, no con disgusto y tedio, sino con gusto y deseo de volver a ella, principalmente el que no puede prolongar la meditación, debe, a menudo, levantar la mente a Dios con algunas oraciones jaculatorias.

El P. Fernando Zazzera, uno de los más fervorosos discípulos de San Felipe, decía que éste alababa muchísimo las oraciones jaculatorias, y en distintos tiempos del año se las enseñaba haciéndoselas repetir cada día, ora una, ora otra, de lo que sacaba grandísima ayuda.

Algunas oraciones jaculatorias de las que se servía San Felipe Neri:

Cor mundum crea in me, Deus, et spíritum rectum innova in viscéribus meis

Deus, in adjutórium meum inténde: Dómine, ad adjuvándum me festina

Doce me fácere voluntátem tuam

Dómine, vim pátior, respónde pro me

Ego sum via, véritas et vita: dixit Dóminus

Fiat volúntas tua sicut in caelo et in terra


Jesu, sis mihi Jesus

Adauge mihi fidem, o bone Jesu

Omnis vallis implébitur, et omnis mons et collis humiliábitur

Verbum caro factum est (para librarse de la carne)

Ne nos indúcas in tentatiónem

Ne reminiscaris, Dómine, iniquitátum meárum (por vuestra santísima Pasión)

Quando te díligan filiáli amóre !

Sancta Trínitas unus Deus, miserére nobis


Tui amóris in me ignem accénde

Maria mater grátiae, mater misericórdiae, tu nos ab hoste prótege et mortis hora súscipe

Assúmpta est María in caelum, gáudent Angeli

Como Tú sabes y quieres, así haz en mí, ¡oh Señor!

Aún no te conozco, Jesús mío, porque no te busco

¿Qué haré si no me ayudas, Jesús mío?

¿Qué podré hacer, Jesús mío, para complacerte?

¿Qué puedo hacer, Jesús mío, para cumplir tu voluntad?

Dadme gracia, Jesús mío, que no os tenga que servir por temor, sino por amor

Jesús mío, quisiera amarte

Desconfío de mí mismo, y confío en Ti, Jesús mío

No puedo hacer ningún bien si no me ayudas, Jesús mío

No quiero hacer otra cosa sino vuestra santísima voluntad, Jesús mío

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Mar 8 Sep 2009 - 19:02



Te quisiera amar, Jesús mío, y no encuentro el camino.

Te busco y no te encuentro, Jesús mío.

Si te conociese, Jesús mío, también me conocería a mí mismo.

Si yo obrase todo el bien del mundo, ¿qué hubiera hecho, Jesús mío?

Si Vos no me ayudáis, caeré Jesús mío.

Si Vos me queréis, Jesús mío, libradme de todos los estorbos que encuentre.


No sé qué hacer ni qué decir si Vos no me ayudáis, Jesús mío.

Jesús mío, no os fiéis de mí, porque jamás haré bien alguno.

Si Vos no me ayudáis, estoy en la miseria, Jesús mío.

Jesús mío, haced que no os ofenda.

Virgen bendita, dadme gracia para que me acuerde de vuestra virginidad.

Madre santa y bendita, alcanzadme la gracia de que me acuerde siempre de Vos.


Era también muy familiar a San Felipe, según refería el P. Pedro Consolino, esta oración jaculatoria: "Lumen de lúmine, illúmina cor meum"

4. Conformidad con la Voluntad de Dios

Decía el Santo que "cuando el alma se pone en manos de Dios y se contenta con el querer divino, está en buenas manos y se halla muy segura de que le ayudará en bien".

A las personas espirituales daba, también por consejo que "tan dispuestos debemos estar a sentir las dulzuras de las cosas de Dios como a padecer y permanecer en la aridez de espíritu y de devoción todo el tiempo que plazca a Dios, sin quejarnos jamás por cosa alguna".

Alababa mucho el Santo esta conformidad con la divina voluntad, como puede deducirse de lo que escribió a una sobrina suya, monja en Florencia, con ocasión de la muerte de su padre: "Como decís en vuestra carta que todo lo aceptáis de la mano de Dios, conformándoos y resignándoos por entero a su divino beneplácito, camino verdaderamente imposible de conducirnos a error, y que por sí sólo nos lleva a gustar y gozar aquella paz que desconocen los hombres sensuales y mundanos".

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Mer 9 Sep 2009 - 19:28

A propósito de esto, quiero citar lo que el Santo dijo al P. Antonio Gallonio. Padecía esta purísima alma una muy grande cruz que le duró por espacio de trece años. Consistía en un continuo, horrible y como fantástico temor de ofender a Dios que importunamente le torturaba, de tal suerte que, a media noche, levantándose del lecho todo aterrado, invocaba a Dios y se echaba al suelo, perseverando muchas horas en oración entre aquellos acerbos tormentos. Repetidas veces acudió a su santo P. Felipe para que le alcanzase, con sus oraciones, verse libre de tales angustias, pero el Santo nunca quiso acceder a ello, diciéndole: "Ten paciencia, Antonio, ello es voluntad de Dios, éste es tu Purgatorio".

Escribió el Santo a un penitente suyo: "Cada uno quisiera estar en el monte Tabor para ver a Cristo transfigurado; en cambio, subir a Jerusalén, acompañar a Cristo al Calvario, pocos lo querrían".

Para alcanzar esta conformidad enseñaba el Santo aquella jaculatoria: "Como Vos sabéis y queréis, así haced conmigo, ¡oh Señor!", y decía que es la oración más perfecta que puede hacerse.

5. Deseo de perfección y medios de aprovechar

Exhortaba el Santo a desear hacer grandes cosas en servicio del Señor, a no contentarse con virtud mediocre, y a tener deseo (si posible fuese) de aventajar en santidad y amor aun a San Pedro y a San Pablo; y esto, aunque al hombre no le sea dado conseguirlo, no obstante debemos desearlo para que hagamos, por lo menos, con el deseo lo que no podemos con las obras.

No es soberbia querer subrepujar en santidad a un santo, sea cual fuere; pues el deseo de ser santo es deseo de querer amar y honrar a Dios sobre todas las cosas; y este deseo, si fuese posible, debería extenderse en infinito, porque Dios es digno de infinito honor, ya que es infinito en sus perfecciones.

No se debe pensar haber hecho algún bien ni contentarse nunca con cualquier grado de perfección a que uno le parezca haber llegado, pues Cristo nos ha dado el modelo poniendo delante de nuestros ojos la perfección del Padre Eterno, diciendo: "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto, imitándole en cuanto podáis".

Conforme a la regla de los antiguos Padres y Monjes, quien desee aprovechar es preciso que no tenga en estima al mundo, que ame a todos, se desprecie a sí mismo y no se preocupe por verse despreciado.

Con frecuencia San Felipe Neri afirmaba que la perfección no consiste en lo exterior, como llorar y otros actos semejantes, y que las lágrimas no eran señal de que el hombre estuviese en gracia de Dios; de ahí que no debía sacarse la conclusión de que aquél que llora cuando trata cosas de Dios es, por ese motivo, hombre de santa vida.

Asimismo, para sacar provecho, son ejercicios muy útiles: evitar los razonamientos y juicios atrevidos de la parte racional del alma, que se lanza siempre a juzgar hasta las obras de Dios, y mucho más las de los hombres; y en sujetar el entendimiento a no creer fácilmente los propios raciocinios, antes al contrario, tenerlos por sospechosos y refrenar su temeridad y sentir que Dios todo lo hace bien, aunque no comprendamos las razones de lo que hace. Por eso conviene acceder con facilidad al parecer de los demás, y pensar como ellos en contra de nuestra opinión, y echarlo todo a buena parte.


A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Jeu 10 Sep 2009 - 19:23

Cuenta el P. Gallonio que San Felipe solía decir "que entre los caminos que conducen el alma a la perfección espiritual está la obediencia pronta, el desprecio de sí mismo y el mortificar la RACIONAL", es decir, contradiciéndose a sí mismo, venciendo los propios defectos y subyugando las pasiones, de suerte que el hombre jamás haga aquello que le viene a gusto, sin obediencia.

El cardenal Borromeo citaba este pensamiento del Santo: "Es muy conveniente a las personas espirituales que aspiran al estado de perfección, platicar con quien no se aviene con su carácter, con preferencia a los que piensan como ellos".

Hablando el Santo de espíritu y de la perfección, cerraba los ojos, levantaba la cabeza y añadía: "¡Obediencia, humildad, desasimiento!".


6. Por el servicio de Dios y por su gloria no debemos dejarnos llevar por otros afectos

El cardenal Federico Borromeo, referente a su conducta en los Cónclaves, preguntó al Santo si por el servicio de Dios y por cumplir su voluntad es mejor ser enérgico y valerse de medios eficaces para encaminar a buen término la obra comenzada a pesar de ciertas dificultades, o bien dejar lo que falta, después de haber empleado una mediana diligencia, a la voluntad y deseo de Dios; a lo que contestó el Santo:

"Debéis continuar con mucho fervor la obra comenzada desasiéndoos de toda consideración humana y de todo interés personal; luego someteos a la voluntad de Dios y suplicadle que no permita que hagáis nada que sea contrario a su mayor gloria. No busquéis más que esta gloria de Dios, tened confianza; el que os ha hecho comenzar la obra hará que la acabéis. Para estar seguro, dirigíos al Señor, suplicad el particular auxilio de la Santísima Virgen y de los Santos a quienes tengáis mayor devoción".

Y ateniéndose a este prudente y santo consejo en la elección de los Papas, jamás Borromeo atendió al parentesco ni a otro fin mundano, sino que con entereza y gran libertad de espíritu hizo siempre aquello que juzgó ser de mayor gloria del Señor y más conforme a su conciencia.

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Jeu 10 Sep 2009 - 19:41

7. De la oración y meditación

"El hombre, repetía San Felipe, que no hace oración es como un animal irracional". No hay cosa mejor para el hombre que la oración, y sin ella no es posible sostenerse por mucho tiempo en la vida espiritual. Por eso cada día debe recurrir a este poderosísimo medio de salvación, aconsejado, no obstante, por el confesor.

El enemigo de nuestra salvación, de cosa alguna se enoja tanto, y ninguna procura impedir con mayor empeño, como la oración.

A los principiantes les exhortaba sobre todo a la meditación de los cuatro novísimos, diciéndoles: "Quien no va al infierno vivo, tiene mucho peligro de ir a él después de la muerte".

No debe nunca una persona, por ideas que se le presenten en la oración, ni por cualquier tentación, dejar de hacerla, antes al contrario, debe soportar cuanto ocurra con paciencia, pues el Señor concede en un instante lo que no se ha podido alcanzar en muchos años.

Solía decir: "Quien en veinte horas no puede hacer oración, señal es que no tiene espíritu de oración".

En cosa alguna insistía más el Santo como en la oración, tanto para sí como para los demás. Y no contento con ejercitar a los suyos en esta santa práctica de la oración, exhortaba a ella, también, a todos según la calidad y santidad de las personas, procurando que cada noche la hicieran en el oratorio. Introdujo San Felipe, además, la oración en común en muchas de las casas principales de Roma; así, el padre y la madre de familia se retiraban todas las noches con los demás de la casa en su oratorio para hacer juntos oración, en la forma y modo que se hace en el oratorio de la Congregación.

Al tener oración no se fijen tanto los ojos del cuerpo en la imagen que nunca se aparten de ella: pues es perjudicial a la cabeza y da lugar a las ilusiones, ora por la debilidad, ora por obra del demonio; es preciso, sí, servirse de la imaginación para ayudar a la memoria, y fijar la mente, por ejemplo, en el beneficio de la Encarnación de Cristo o su Nacimiento o su Muerte en la Cruz; o si la imagen es de un santo o de una santa conviene servirse de ella para recordar sus virtudes a fin de imitarles, y rogarles que intercedan en favor nuestro delante de Dios.

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Ven 11 Sep 2009 - 11:48



Para hacer bien la oración debe el alma, ante todo, humillarse profundamente y reconocerse indigna de estar delante de tan alta Majestad, y manifestar a Dios su necesidad y su impotencia, y humillada echarse en brazos de Dios, y Dios le enseñará a hacer oración.

La verdadera preparación para la oración es ejercitarse en la mortificación; pues querer darse a la oración sin mortificarse es como si un pájaro quiere ensayarse a volar antes de tener plumas.

No se puede llegar a la vida contemplativa si antes uno no se ha ejercitado en la activa con asiduo trabajo.

Instado el Santo por un penitente suyo a que le enseñara a hacer oración, le contestó: "Sé humilde y obediente y te la enseñará el Espíritu Santo".

El P. Francisco Soto, español, uno de los primeros compañeros del Santo y de éste muy amado, era hombre muy dado a la oración; contaba Soto el modo cómo Felipe le enseñó debía orar; es a saber: que por la mañana, nada más levantarse, se humillase ante la divina presencia, permaneciendo delante de Dios como cosa de ningún valor, haciendo luego diversos actos de profunda humildad, y así dijese: "Señor mío, hoy no os fiéis de mí, que si no me sostenéis con vuestra mano os haré traición, y no hay mal en el mundo que no sea yo capaz de hacer si Vos no me guardáis con vuestra gracia. ¡Ah Señor! Ayudadme, que sin Vos nada puedo", y otras exclamaciones parecidas. "Ese es el modo cómo el Santo me enseñó a orar, y él así lo practicaba: la humildad era el único preámbulo de su oración. ¡Oh, cuán obligado le estoy!" Y de esta manera había alcanzado de Dios, dicho siervo, el don de la oración.

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Ven 11 Sep 2009 - 12:03

8. De la Sagrada Comunión

Cuando alguien va a recibir en la Sagrada Comunión el cuerpo glorioso de Cristo, en el que se hallan todas las delicias del cielo, debe conservarse en temor y prepararse más de los acostumbrado para las tentaciones venideras. Pues Dios no quiere que permanezcan ociosas aquellas admirables gracias que distribuye al recibir tan augusto sacramento, ya que más aborrece la gracia el ocio que la naturaleza el vacío: y por estono deben acercarse a tan tremendo Sacramento los que no se hallan preparados.

Ninguno comulgue sin contar con el confesor, porque comulgar a menudo de propio capricho podría ser causa de tener mayores tentaciones a las que no siempre se resiste.

Quería el Santo que no sólo los sacerdotes, sino también los seglares frecuentasen este Sacramento, y por esta razón algunos de sus penitentes comulgaban cada ocho días, muchos todas las fiestas, otros tres veces por semana, y algunos, aunque pocos, cada día; muchos de ellos, con esta frecuencia, llegaron a ser hombres de santa vida y de altísima perfección.

No obstante, era su deseo que se frecuentara más la Confesión que la Comunión, por lo que muchísimos de los que no comulgaban a diario, sin embargo se confesaban cada mañana.

Deseando que las almas se acercaran a tan excelso Sacramento muy ansiosas de aquel santo alimento, siempre que alguien le pedía licencia para comulgar le decía: "Sitientes, sitientes, venite ad aquas".

A los que se acercaban a la Sagrada Comunión, San Felipe les recomendaba que pidiesen al señor remedio contra aquel vicio a que se sintieran más inclinados.

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Ven 11 Sep 2009 - 12:20

9. Devoción a la Santísima Virgen María

Fue San Felipe tan devoto de la Madre de Dios que de continuo la tenía en sus labios llamándola su amor, su consuelo, alabándola como dispensadora de todas las gracias que por la bondad de Dios son concedidas a los hijos de Adán; era tan tierno su afecto hacia Ella que, a modo de un niño, solía llamarla con aquellas palabras que usan en su infancia: Mamá mía. Por eso solía decir que "el siervo de Dios, si quiere con mayor seguridad caminar entre tantos lazos diseminados por todo lugar, tome por intercesora ante el divino Hijo a la Virgen María".

Enseñaba a los que no tenían tiempo de rezar el Rosario que dijesen, en substitución del Ave María, esta breve oracioncilla: Virgen María, Madre de Dios, rogad a Jesús por mí; y en vez del Padrenuestro esta otra oración: Virgen y Madre, Madre y Virgen; porque María ama a los que la llaman Virgen y Madre de Dios, y que pronuncian delante de Ella el nombre bendito de su Hijo Jesús.

Pues -decía el Santo-, con estas palabras se da brevemente "toda la alabanza posible a la Santísima Virgen: primero, porque en ella se llama por su nombre a María, y luego, porque se le dan aquellos dos grandes títulos de Virgen y Madre, y además, la inefable prerrogativa de Madre de Dios, y por fin, porque en ella se menciona el fruto benditísimo de sus entrañas, Jesús, que tiene poder para enternecer el corazón".

Solía decir el Santo que el amor de la Virgen hacia Dios era tan grande, que por el deseo que tenía de unirse a su amado padecía grandemente, por lo que Dios, para consolarla, envió a su divino Hijo.

Finalomente, era tan grande la devoción y ternura que San Felipe tenía a la Virgen María, que no sabía saciarse de repetir a todos con frecuencia: "Sed devotos, hijos míos, de Nuestra Señora, sed devotos de María".

Y también: "Sabed, hijos, y creedme, pues lo sé, que no hay medio más eficaz para alcanzar las gracias de Dios como la Santísima Virgen".

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Sam 12 Sep 2009 - 19:23

10. De la devoción y sus caracteres

No es señal de ser devoto la devoción exterior, como tampoco las lágrimas son siempre signo verdadero de devoción; pues aun las mujeres no buenas, si oyen algo de Dios, fácilmente lloran, y no por eso son santas.

Una vez escribió el Santo a una monja de Florencia, a propósito de esto, que "la oración y la Comunión no se ha de hacer ni desear por aquel dulce afecto y devoción que en ello encontráis (ya que así os buscaríais a vos misma y no a Dios), sino que se ha de frecuentar la una y la otra para ser humilde, obediente, mansa y paciente; y cuando en vos halláis estas cosas, entonces recogéis el fruto de la oración y de la Comunión".

Acostumbraba también a decir que por lo regular era mala señal no sentir algún particular afecto de devoción en las principales fiestas del año.

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Invité le Jeu 17 Sep 2009 - 12:25



11. Del modo de pedir gracias a Dios. Gratitud por los beneficios recibidos.


No se han de pedir gracias a Dios de un modo absoluto, como la salud, las riquezas, la prosperidad y semejantes, sino con la condición de si place a su Divina Majestad y si para nosotros son convenientes.

Cuando se haya comenzado a pedir una gracia al Señor, no desistamos de la oración por el mero hecho de que Dios no la conceda completa en seguida, sino procuremos llegar al fin con el propio medio de la oración, como por ejemplo, si el enfermo por quien se ruega empieza a mejorar, no es justo dejar los ruegos, porque así como dicha salud ha comenzado a obtenerse con las oraciones, así a fuerza de éstas es preciso llevarla a término.

Además, decía el Santo que si una persona espiritual, al pedir a Dios una gracia siente grande quietud de espíritu, es buen indicio, o bien que se la quiere conceder cuanto antes.

A los que se habían visto librados de alguna tentación o de cualquier otro trabajo, recomendaba muy mucho la gratitud, pues era sabedor de cuán olvidadizo es el hombre de las gracias de Dios recibidas. Y por esto, a uno de sus penitentes que había recibido una señalada gracia mandó que por gratitud a Dios rezase cada día el oficio de la Cruz y el del Espíritu Santo durante toda su vida.

Y no sólo quería San Felipe que se fuese agradecido con Dios por los beneficios recibidos, sino también con los hombres, y el Santo lo era mucho. Atestiguó de él el cardenal Jerónimo Pamfilio: "Fue el santo Padre, en su vida, agradecidísimo a todos aquellos de quienes recibía algún servicio, por insignificante que fuese, recompensándolo hasta en las cosas temporales en mucho mayor grado de lo que le daban; y conservaba gratísimo recuerdo de cualquier beneficio que se le hubiese hecho".

Y el abad Maffa dice: "Era Felipe tan agradecido y cortés que no se le podía dar cosa alguna sin que enseguida la recompensase con dádiva que valía el doble. A mí me sucedió que habiéndole rogado que por favor aceptara no recuerdo qué pequeña atención respecto de su persona, luego que la tuvo mandó darme un crucifijo de bronce, esmaltado, muy artístico, que valía muchos escudos. Y yo lo conservo como preciosísima reliquia por haber venido de aquel santo hombre".

A SUIVRE...

Invité
Invité


Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Diane le Sam 26 Sep 2009 - 15:58

.


.SAINT PHILIPPE de NÉRI
Fondateur de l'Oratoire
(1515-1595)



Philippe naquit à Florence le 22 juillet 1515. Dès son enfance, on l'appelait le bon petit Philippe, tant il était bon, doux et aimable. Vers l'âge de dix-huit ans, il renonça à la fortune d'un de ses oncles pour aller à Rome étudier les sciences ecclésiastiques. Rien de plus édifiant que sa vie d'étudiant: pauvreté, mortification, prière, travail, silence, vie cachée, habitaient sa modeste cellule.

Après plusieurs années d'étude opiniâtre dans les universités, il travailla seul, quelques années encore, dans le silence et la solitude, et quand, devenu prêtre par obéissance, il commença à se livrer au ministère des âmes, son esprit facile et profond avait acquis une science fort remarquable. Son angélique pureté eut à subir les plus rudes assauts; mais il sortit toujours vainqueur de tous les pièges, et reçut comme récompense la grâce de ne jamais ressentir, le reste de sa vie, aucun mouvement, même involontaire, de la concupiscence charnelle.

Un jour, Philippe fut tellement embrasé de l'amour de Dieu, que deux de ses côtes se rompirent pour donner plus de liberté à ses élans séraphiques. Souvent ses entretiens avec Notre-Seigneur étaient si suaves, qu'il n'y pouvait tenir et se mourait de joie, ce qui lui faisait pousser ce cri: "Assez, Seigneur, assez!"

Philippe visitait les hôpitaux, soignait les malades, assistait et instruisait les pauvres, passait de longues nuits dans la prière, aux catacombes, sur les tombeaux des martyrs. Partout et à toute occasion, il cherchait à gagner des âmes à Dieu. Il aimait surtout les jeunes gens; il les attendait à la sortie des écoles, se mêlait à leurs rangs et conversait avec eux; il les abordait sur les places publiques, les cherchait jusque dans les ateliers et les magasins, en confessait une multitude, en retirait un grand nombre du vice. "Amusez-vous bien, leur disait-il souvent; mais n'offensez pas le bon Dieu!" Aussi Philippe exerçait-il sur l'enfance et la jeunesse un ascendant irrésistible, et nul mieux que lui ne mérite d'être regardé comme le Patron des Oeuvres de jeunesse. Le Saint fonda la Société des Prêtres de l'Oratoire.

Philippe jouait pour ainsi dire avec les miracles, et les résurrections de morts ne coûtaient rien à cet homme extraordinaire. Il se regardait, malgré tout, comme le plus grand des pécheurs, et disait souvent à Dieu: "Seigneur, défiez-Vous de moi, car j'ai peur de Vous trahir!" Philippe mourut à l'âge de quatre-vingt ans, le 26 mai 1595.


Abbé L. Jaud, Vie des Saints pour tous les jours de l'année, Tours, Mame, 1950.

Diane

Nombre de messages : 2463
Date d'inscription : 17/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

Re: Doctrine spirituelle de Saint Philippe Néri

Message  Contenu sponsorisé Aujourd'hui à 14:53


Contenu sponsorisé


Revenir en haut Aller en bas

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut


 
Permission de ce forum:
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum